jueves, 11 de abril de 2013

Lesiones más frecuentes en el fútbol



Consideramos una lesión deportiva a toda aquella alteración causada a consecuencia de la práctica deportiva o al entrenamiento preparatorio a ella que requiera atención médica y/o fisioterápica  y que cause una retirada temporal o total del terreno de juego.
En la revisión bibliográfica realizada encontramos que la mayoría de los artículos publicados sobre la incidencia de lesiones en el mundo del deporte sitúan al fútbol como el que más incidentes registra, Tscholl, 2007 calculó que aproximadamente la mitad de las lesiones totales registradas en el deporte fueron en futbol y las lesiones deportivas tratadas en el hospital Universitario de Alicante registran que un 49’5% corresponden a esta práctica deportiva.
Los estudios revisados coinciden, en mayor o menor grado en que, en este deporte la mayoría de las lesiones se producen en el tren inferior (del 75 al 93% según Lilley et al., 2002), siendo las más prevalentes las musculares cuya estadística en los estudios vistos es de un 60 a un 82% (Hagglund, 2007), sobre todo en el muslo, no obstante también existe un gran número de lesiones osteoarticulares donde predominan los problemas de rodilla y tobillo en gran medida.
Según la mayoría de los autores, la lesión más frecuente es la distensión (o rotura) músculo-tendinosa, seguida de los esguinces y las contusiones musculares un poco más atrás quedan las tendinosis y las fracturas.
Según un análisis sobre lesiones en futbolistas en que se revisaron 2684 casos entre los años 1992-2005 el resultado de estas patologías causadas por la práctica deportiva sería el siguiente:
  • Muscular 60% del las lesiones totales, de las cuales:
    • En el muslo 40%
    • En la pierna 15%
    • En otras partes 6%
  • Alteración osteoarticular 21%, de las cuales:
    • Tobillo 9%
    • Rodilla 6%
    • Pubis 3%
    • Hombro 2%
    • Otros 1%
  • Lesiones tendinosas 18%, de las cuales:
    • Tobillo 8%
    • Rodilla 7%
    • Hombro 2%
    • Otros 1%
El autor del  su libro “Lesiones deportivas” HU Hinrichs, divide y clasifica las lesiones según la estructura afectada y, dentro de esas estructura según la patología concreta, no obstante carece de estadísticas que nos puedan orientar sobre el grado de incidencia de estas lesiones.
En su manual, destaca como patologías más frecuentes las siguientes:
  • Lesiones musculares:
    • Contusión: producida por golpes o traumatismos directos
    • Lesiones por elongación; distensiones y desgarros
    • Miositis osificante: calcificación del músculo que se produce como resultado de un masaje fuerte tras una lesión o por un hematoma inter o intramuscular.
    • Hernias (rotura de la fascia muscular)
    • Calambres: producidos por esfuerzos intensos
    • Hipertonía
    • Miogelosis (endurecimiento muscular)
    • Agujetas
  • Lesiones tendinosas:
    • Distensiones
    • Roturas y desinserciones
    • Tendinosis
  • Lesiones óseas;
    • Fracturas
    • Contusiones
    • Lesiones articulares
Causas de lesiones más frecuentes:
Para ver las causas más frecuentes de lesiones deportivas, primero se debe hacer una diferenciación entre los tipos de lesiones según su inicio:
  • Hablamos pues de accidente deportivo cuando nos referimos a un proceso único y repentino que incapacita para la actividad física y al que llamaremos “macrotrauma”
  • Atlopatía primaria: proceso que provoca la lesión de forma retardada (por sobrecarga) o por microtraumatismos repetidos y leves.
  • Atlopatía secundaria: es la consecuencia de un accidente deportivo o de una atlopatía primaria mal tratada o que ha sido muy grave y por eso provoca una limitación para el deporte (secuela). Se manifiestan por lesiones tisulares o degenerativas.
Los accidentes deportivos pueden producirse por varios factores que dependen o no de la persona lesionada y por otras causas que favorecen su aparición.
La mayoría de la bibliografía clasifica los factores de aparición de accidentes en:
  • Factores extrínsecos:
    • Son los traumatismos directos que se producen por  la interacción del lesionado con un objeto externo, éste sería el resultado entre la aceleración de masas del objeto o persona que impacta y el frenado brusco sobre la estructura que se lesiona.
    • Algunos ejemplos serían las patadas, pelotazos, golpes (contra otro jugador, el suelo…)
    • Estos traumatismos producen contusiones cuya gravedad depende de la intensidad del golpe.
  • Factores intrínsecos o endógenos:
    • También llamados traumatismos indirectos porque es el propio músculo quien produce la lesión sin que intervenga un factor externo.
    • Contracción simultánea de agonistas y antagonistas
    • Desequilibrio entre la demanda de esfuerzo y la capacidad del músculo para realizarlo
    • Sobreestiramiento pasivo producido por un resbalón no una entrada con la pierna por delante
    • Traumatismo excéntrico: el músculo se lesiona durante la contracción de su antagonista, no se distiende con suficiente rapidez, hay un desequilibrio entre las fuerzas de ambos o no tiene suficiente elasticidad
    • Esto sucede durante los cambios de ritmo, sprints, golpeos de balón,etc.
Mal del futbolista:
En este estudio nos centraremos en una de las lesiones más frecuentes en el futbol, el llamado “mal del futbolista”.
El mal del futbolista es una lesión bastante frecuente entre los jugadores de futbol profesionales o no, que ha obligado a muchos de ellos a dejar la práctica deportiva al menos por un tiempo considerable.
Consiste en la rotura, parcial o total de las fibras del músculo recto anterior, que forma parte del grupo muscular cuádriceps, situado en la parte anterior del muslo. Éste es considerado el grupo muscular más potente del cuerpo y también uno de los más importantes en la práctica de este deporte ya que interviene en la carrera, chute y lanzamiento a puerta. Por esto requiere una fuerza especial, pero para que funcione correctamente y no se produzcan lesiones es muy importante que actúe en completa armonía con sus antagonistas (isquiotibiales) y con el psoas ilíaco, que realiza la flexión de cadera.
Este tipo de lesiones suelen estar producidas por impactos de balón, caídas, colisiones con otros jugadores o por un estiramiento exagerado de la musculatura en la dirección de las fibras musculares pudiendo o no producir alteraciones a nivel de los vasos sanguíneos de la zona que puede dar lugar a una hemorragia.
El inicio es repentino y el sujeto experimenta una sensación de dolor conocida como signo de la pedrada, puñalada o latigazo y en la exploración observamos una depresión en la zona dolorosa o un abombamiento por arriba o por debajo de la alteración.
El alcance de esta lesión depende del grado de afectación y el número de fibras musculares afectadas así como de la existencia o no de hemorragia inter o intramuscular.
Este grado lo determinaremos mediante la observación de signos y síntomas (diferentes en cada uno de ellos) y  pruebas diagnósticas tanto palpatorias como por imagen (RMN, ecografía…) para ver el alcance de la lesión y descartar otras posibles anomalías.
El tratamiento de este tipo de lesiones debe ser precoz, exhaustivo y eficaz, ya que una mala actuación podría dar lugar a alteraciones secundarias, como por ejemplo la miositis osificante, nódulos fibrosos o quistes,  que pueden llegar a provocar la retirada definitiva de un deportista.
ESTUDIO:
Características del músculo esquelético:
Los músculos pueden dividirse en varias partes diferenciables, estas son:
  • Epimisio: Cubierta fibrosa de tejido conectivo que envuelve los músculos y se extiende entre los haces de las fibras musculares.
  • Perimisio: Vaina fina del tejido conjuntivo que rodea el músculo y envía prolongaciones que aíslan los diversos fascículos musculares.
  • Endomisio: Capa interna del músculo muy fina de fibras reticulares que envuelve cada una de lasfibras musculares.
  • Tendón:  estructura fibrosa blanquecina más dura y menos elástica que la muscular que une el músculo al hueso

La musculatura estriada está formada por fibras musculares compuestas por filamentos de actina y miosina que adoptan una disposición paralela entre ellas dejando ver bandas más claras y más oscuras (lo cual da un aspecto como estriado, de ahí su nombre). Es de contracción voluntaria y está regulado por el SNC.
Son los músculos que recubren el esqueleto y los responsables de todos los movimientos y el mantenimiento de la postura.
Recuerdo anatómico del miembro inferior:
En el fútbol, la zona del cuerpo más importante es, sin duda alguna, los miembros inferiores. De ellos depende la mayor parte del trabajo a realizar y por ello deben estar fuertes, sanos y equilibrados. El equilibrio entre ambos miembros, entre agonistas y antagonistas y entre zona abdominal-lumbar con estos es imprescindible para que la práctica deportiva suceda sin ninguna alteración que pueda causar una patología más grave (como es el caso de la pubálgia, por ejemplo)
Así pues, vamos a hacer un breve repaso sobre la anatomía del MMII para entender algo mejor los mecanismos lesionales que veremos a continuación.

a estructura ósea del miembro inferior se compone de la cintura pélvica, con el sacro, 3 huesos largos: fémur, tibia y peroné, un sesamoideo grande: rótula o patela y los huesos del tarso: astrágalo, calcáneo, escafoides, cuboides, 3 cuñas, 5 metas y 3 falanges por dedo excepto el gordo que solo tiene 2.
Tenemos entonces 3 articulaciones básicas:

La primera será la articulación coxofemoral de la cadera, donde articula la cabeza del fémur con la cavidad acetabular o cotiloidea de la pelvis a modo de enartrosis, con gran capacidad de movimiento: flexión, extensión, abducción, aducción y circunducción. Esta articulación une al tronco con las extremidades inferiores.
La segunda, va a unir el muslo con la pierna, o lo que es lo mismo, el fémur (hueso del mulso) con la tíbia y el peroné (huesos de la pierna) mediante una enartrosis.
Es la articulación de la rodilla.  Esta articulación tiene una forma compleja y va a ser causa de grandes patologías en el futbolista como la rotura de ligamentos cruzados, esquinces, meniscopatías, condromalacia rotuliana, tendinosis cuadricipital…
En esta región el fémur articula sobre la tibia pero la  concordancia entre los cóndilos femorales y las cavidades glenoideas de la tibia no es perfecta y, por eso, existe entre ambas dos fibrocartílagos en forma de semianillos que ayudan a la congruencia articular y hacen de amortiguación en caso necesario, se llaman “meniscos” y son de gran importancia.
Cabe destacar también los mecanismos que le confieren estabilidad a la articulación, estos son los ligamentos. Los más importantes y fáciles de lesionar son:
  • Los cruzados (anterior y posterior) van desde la meseta tibial a los cóndilos femorales i limitan la anteversion y retroversión de la tibia respecto al femur.
  • Los laterales (interno y externo) que refuerzan la cápsula articular y se tensan durante la extensión de rodilla.

La tercera articulación es la llamada “tibioperoneoastagalina” o articulación del tobillo, la forman la parte distal de tibia y peroné (maléolos) al unirse con el astrágalo y calcáneo. Es una región importante y que se lesiona con frecuencia, no obstante, vamos a centrarnos en el muslo, ya que el músculo al que dedicaremos este trabajo es biarticular e implica a las 2 regiones anteriores a esta. 
En cuanto a musculatura de la zona, la dividiremos en 4 partes, 2 anteriores (región pélvica y muslo anterior) y 2 posteriores (región glútea y muslo posterior). Cabe decir que toda esta musculatura es en gran medida a encargada del mantenimiento de la posición bípeda y de la coordinación y estabilización de MMII tanto en la marcha como en la carrera, salto, natación… con lo cual debe tener una fuerza y resistencia importante.
Zona pélvica:

Existen 3 músculos: el psoas mayor y el menor procedentes las vértebras D12 a L5 y el ilíaco situado en la fosa ilíaca interna. Tras pasar todos ellos por debajo del ligamento inguinal, formarán el grupo muscular que conocemos como psoasilíaco o iliopsoas, que insertará en el trocánter menor de fémur.
Sus funciones serán la flexión de tronco, la rotación externa de la articulación coxo-femoral y, la más importante en este momento; la flexión de cadera.
Zona anterior del muslo:
En esta zona vamos a encontrar un plano profundo localizado en la parte interna del musloque cuenta con 6 músculos, cuyas funciones principales serán la aducción (aproximación del miembro al plano medio) y la rotación interna de cadera, excepto el grácil (o recto interno) que además colabora en la flexión. Son pues los autores principales del chute de balón en el fútbol.

  • Aductor o aproximador: cuenta con  3 fascículos; gran aproximador, aproximador menor y aproximador mediano y conforma la mayor parte de la estructura del muslo. Sus funciones principales son la aducción de MMII y la rotación interna de cadera.
  • Pectíneo: es un músculo pequeño que sale de la rama iliopubiana al femur y cuyas funciones son también la aproximación y rotación exerna del muslo.
  • Obturador externo: su función es la rotación externa.
  • Recto interno o grácil: de la espina del pubis a la parte interna de la tibia. Sus funciones son la aproximación y la flexión de cadera.
En el plano más superficial se encuentra el resto de la musculatura que recubre al fémur y completa en movimiento de la extremidad inferior, sus funciones son más variadas.

En esta parte es donde está situado el grupo muscular considerado como el más potente del cuerpo: el cuádriceps. Está por 4 grandes músculos: 3 vastos (lateral, intermedio e interno o medial) y el recto anterior o recto femoral. Los vastos se sitúan uno al lado del otro de forma paralela, mientras que el recto anterior ocupa un plano más superficial colocándose sobre el vasto inermedio
La función principal de este grupo muscular es la extensión de rodilla. Además, el recto junto con el psoas iliaco, realiza la flexión de cadera. 
Sobre dicho grupo cruzará el sartorio, es un músculo largo que viaja desde la parte externa de la pala ilíaca a la cara interna de la tibia. Este músculo realiza diversas acciones como son: la aducción, la flexión y rotación externa de cadera, la flexión y la rotación interna de rodilla.
Y ya en la cara lateral externa del muslo encontraremos el tensor de la Fascia Lata. Que viaja desde la espina iliaca antero-superior de la pelvis hasta la tuberosidad externa de la tibia y rótula.


Región glútea:

La musculatura de esta zona no solo se encarga de realizar movimientos a nivel de las extremidades inferiores, sino que también es la máxima responsable de la estabilización pélvica tanto estática como dinámica.
Aunque la región sea pequeña, existe una cantidad considerable de músculos, cada uno con una función determinada y una colocación  superpuesta de unos  sobre otros.
En el plano profundo se localizan:
  • Glúteo menor: sus funciones son; separación, extensión y rotación interna de cadera.
  • Glúteo medio: se situa sobre el glúteo menor, por tanto podríamos decir que se encuentra en un plano superior. Su función más importante es la de separación, aunque colabore en otras como la extensión de cadera
  • Piramidal o piriforme: se encarga fundamentalmente de las rotaciones.
  • Géminos superior e inferior: separación y rotación externa
  • Obturador interno:  separador y rotador interno
  • Cuadrado crural: aproximación y  rotación externa de cadera.

Mención especial merece el músculo que ocupa el plano más superficial de la región glútea y que da nombre  a ésta: el glúteo mayor.
  • Glúteo mayor: Es el más grande y el que carga con la mayor responsabilidad: el mantenimiento de la posición bípeda, esa será su función principal, pero a esta se debe añadir; extensión de la pelvis, rotación externa de la art. Coxofemoral, estabilización de la pelvis, abducción y aproximación de cadera.

Parte posterior del muslo:

Forman un grupo muscular llamado “isquiotibiales”, como su propio nombre indica emergen de la región isquitiática para insertarse en distintas zonas de la parte proximal de la tibia, sus movimientos principales serán pues: rotación, extensión de cadera y flexión de rodilla.
Dichos movimientos son los contrarios a los que realiza el grupo muscular cuádriceps, por eso decimos que son grupos musculares “antagonistas” entre sí.
El plano profundo de esta región lo van a conformar también los mismos aproximadores que se han nombrado en la parte anterior del muslo.
Por tanto, los músculos que vamos a encontrar son 4, formando 2 grupos musculares:
  • Bíceps femoral: formado por 2 porciones. La porción larga extiende y aproxima la articulación coxofemoral, flexiona la rodilla y realiza la rotación externa. Mientras que la porción corta ayuda a la flexión de cadera y a la rotación externa de la pierna.
  • Semimembranoso: solo tiene un origen, pero en su inserción cuenta con 3 tendones que van a la misma zona (articulación de la rodilla) pero a diferentes puntos.
    • Tendón directo; tuberosidad interna de la tibia
    • Tendón reflejo: parte anterointerna de la tuberosidad interna de la tibia
    • Tendón oblicuo: entre los cóndilos femorales.

Sus funciones son; extensión, aproximación y rotación interna de cadera y flexión y rotación interna de rodilla.
  • Semitendinoso: está situado sobre el músculo semimembranoso y realiza las funciones de rotación interna, rotación y aproximación del muslo y flexión y rotación interna de la pierna.
En este estudio de “el mal del futbolista” el músculo que se lesiona es el recto anterior. Dicho músculo se encuentra en la zona anterior del muslo formando parte del grupo muscular cuádriceps.
Se trata de un músculo biarticular (cadera y rodilla) por tanto, cualquier desequilibrio causado a estos niveles pueden alterar y perjudicar su estructura.


Bibliografia:
  • “Fútbol, estructura y dinámica del juego”, Jorge F.F. Castelo, editorial INDE 1ª edición (1999)
  • “Fútbol. Del análisis del juego a la formación del jugador”, Erick Mombaerts, editorial INDE 1ª edición (2000)
  • The american journal of sports medicine:
    • “Incidence of Football Injuries and Complaints in Different Age Groups and Skill-Level Groups”, Lars Peterson, MD, Astrid Junge, PhD, Jiri Chomiak, MD, Toni Graf-Baumann, MD§ and Jiri Dvorak, MD
    • “Football Injuries and Physical Symptoms : A Review of the Literature” Jiri Dvorak, MD and  Astrid Junge, PhD
  • Federación ecuatoriana de fisioterapia:
    • “El mal del futbolista: rotura de fibras del recto anterior” , Leandro Simbaña. Año 1, edición 4 (diciembre 2009)
  • “Rotura de fibras del recto anterior: mal del futbolista”, Pedro Gómez
  • “Distensión muscular en el deporte: tratamiento fisioterápico”, Bugeda Becerril, J.
  • “Lesiones deportivas”, Hans-Uwe Hinrichs, ed. Hispano Europea
  • Enciclopedia anatómica sobotta
  • “Patologia articular, muscular y tendinosa en el medio deportivo”, Y Demarais, J.P. Paclet, J. Merat, A. Simons. Encycl med Chir, Paris; Elsevier 1999
  • “Tratamiento fisioterápico de la rodilla”, A Basas, C Fernández, JA Martin; Mc Graw-Hill Interamericana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada